Thursday, September 25, 2014

REYNALDO PACHECO, UN ORGULLO BOLIVIANO

El actor boliviano Reynaldo Pacheco Muguertegui, conocido principalmente por su aparición en las películas “Principiantes” (2010), “¿Y Dónde Están los Hombres?” (2011) y “El Hombre que le dio la Mano a Vicente Fernández” (2012), entre otras producciones, está actualmente trabajando en un protagónico junto a George Clooney y la ganadora del Óscar, Sandra Bullock.

Se trata del filme titulado “Our Brand is Crisis”, que está inspirado en el documental del año 2005 de Rachel Boynton transmitido por HBO. La historia relata los servicios que habría adquirido Gonzalo Sánchez de Lozada (Goni) de una agencia norteamericana, para las elecciones presidenciales del 2002, año en el que fue reelecto por segunda vez.

Hollywood Academy of Performing Arts (HAPA) fue la academia que permitió a más de 100 actores y actrices bolivianos presentarse en la convocatoria. De todos ellos, fueron 30 los seleccionados para realizar el casting y posteriormente Pacheco fue el elegido para interpretar el papel central.

Reynaldo, uno de nuestros máximos representantes en Hollywood, tiene 27 años. Nació el 24 de julio de 1987 en La Paz y actualmente vive en Los Ángeles, California.

¿Cómo se dio la oportunidad para que formaras parte de la película "Our Brand is Crisis"?

La oportunidad se dio gracias a que justamente una directora de casting, junto a la Academia Hollywood Academy of Performing Arts (HAPA en Bolivia), estaba buscando actores bolivianos. Entonces la verdad estoy muy agradecido a la academia y a todos los bolivianos porque ellos son los que en cierta forma me han dado el primer empuje.

¿Puedes darnos un adelanto del filme?

Lastimosamente no puedo dar ningún adelanto del filme porque me obligaron a firmar un contrato de confidencialidad muy serio… pero lo que sí puedo decir es que está basada en un documental que salió el 2005 y que es una película que no toma ninguna posición política, sino más bien te muestra cómo funciona la política, cómo detrás de cada partido político hay una empresa de Marketing y Relaciones Públicas. Al mismo tiempo, te muestra cómo las decisiones un poco desconectadas de esos empresarios afectan al pueblo.

¿Cuál es tu personaje?

Mi personaje es Eduardo Camacho, un boliviano que representa a su pueblo.

¿Qué tienes en común con el personaje que representas?

Reynaldo Pacheco y Eduardo Camacho tienen mucho común. Ambos venimos del mismo mundo. Yo nací en La Paz, crecí en esas calles. Fueron los bares, las cajas negras, los teatros improvisados mis primeras cunas de actuación. Entiendo muy bien las diferentes clases sociales, entiendo los problemas sociales, entiendo nuestras virtudes, nuestros valores, nuestros sueños, nuestros problemas. Realmente para mí es un lujo ponerme en un personaje que conozco tan bien.

¿Cómo te sientes respecto a este proyecto?

Me siento muy agradecido, muy contento y bendecido. Siento que estoy retomando mis bases, quiénes son mis amigos, mis valores y qué es lo que quiero. Yo sé que esta oportunidad va traer mucho movimiento alrededor mío y eso es emocionante porque obviamente me va dar más trabajo pero al mismo tiempo tengo que estar preparado.

¿Cómo está tu relación con Bolivia? ¿Con tus fans?

Mi relación con Bolivia siempre ha sido excelente, por eso es que estoy tan involucrado con la academia HAPA, porque ellos enseñan la técnica que yo he estudiado aquí en Estados Unidos. Una técnica que yo no pude estudiar allá y que ahora ellos están dando la oportunidad. Siempre trato de estar en comunicación con mis fans.

¿Cuál es tu mensaje para las personas que tienen el sueño de llegar a ser actores como tú?

No creo que existan grandes o pequeños actores, porque todos tenemos una función y una necesidad de contar algo. Todos somos importantes. Lo que sí es esencial es empezar a hacerlo ¡ya!. Y hacerlo más que todo de corazón, porque si es algo que amas, si es un llamado tuyo, ya sea ser carpintero, arquitecto, economista, banquero, etc., seas lo que seas, sé tú mismo, porque es así cómo uno llega al éxito. El éxito es simplemente la entrega, la pasión, la dedicación y la constancia, y todas esas cualidades sólo vienen cuando es algo propio, una vocación.